[sam_zone id=1]

Monitoreo de variables de calidad en naranjas para industrialización.

La variedad y la composición de la fruta son de gran importancia para determinar el aprovechamiento en el proceso de industrialización.

1. Introducción
En la República Argentina, durante el año 2016, se produjeron un total de
1.032.446 Tn de naranjas frescas, del cual un 30.6% se destinó a productos
procesados (Federcitrus,2017)
En la provincia de Entre Ríos la producción de naranja está dirigida
principalmente al mercado de fruta fresca; destinándose solamente
al procesamiento aquella fruta que no se puede comercializar en ese mercado. Los precios pagados por la industria muchas veces no cubren
los costos totales y por lo tanto no existe hasta el momento una producción especializada para este destino. Se debe tener en cuenta que los rendimientos promedios para la producción de jugo en Argentina son bajos
comparados con aquellos países que destinan toda su producción a la extracción de jugo. La variedad y la composición de la fruta son de gran importancia para determinar el aprovechamiento en el proceso de industrialización.
En nuestra zona citrícola, la materia prima es muy variada y puede
provenir de quintas o empaques. Los cítricos destinados a industria deben
contener ratios elevados comprendidos entre 14 y 16, un buen equilibrio de sabor, una concentración elevada de sólidos solubles totales (SST) mayores a 12ºBrix y un alto contenido de jugo (Davis et al,1994). El objetivo del presente relevamiento es identificar variedades de naranjas que presenten las características para su uso en industrialización; para ello se caracterizaron aspectos de calidad externa e interna de las mismas durante
el período de cosecha. Se evaluó la calidad de la fruta cada 30 días desde el comienzo de su aptitud para cosecha hasta la finalización del período de
recolección. Este trabajo se encuentra en el marco del convenio de asistencia técnica INTA –Coca Cola.
Fuente INTA Concordia
En esta noticia